Anuario 2002

Cono Sur
Unión Europea
Extremo Oriente
Asia Central
Asia Central
El año en que Estados Unidos se asentó en el patio trasero ruso, chino e iraní
Ignasi Castelló

Kremlin ha querido aumentar su presencia, tanto diplomática como militar en sus ex repúblicas centroasiáticas. Además de enrolarse en la coalición internacional que derrotó a los talibán y que vigila la transición afgana con ayudas económicas y militares, y aumentar el número de tropas de su destacamento permanente en Tayikistán, el Gobierno de Putin ha conseguido firmar acuerdos bilaterales con Kazajstán y Azerbaiyán para repartirse el norte y el oeste, respectivamente, de las reservas petrolíferas del mar Caspio, tras el fracaso de la cumbre del Caspio celebrada en marzo. Esa cumbre, a la que asistieron los países ribereños de dicho mar, buscaba la fórmula para repartirse el subsuelo del Caspio, que enfrentaba dos posturas encontradas. La primera, defendida por Irán, pretendía que la explotación fuese repartida a partes iguales entre todos los países ribereños, y la construcción por su territorio de los distintos oleoductos. Mientras tanto, el bloque encabezado por Rusia y sus aliados kazajos (el 40 % de la población de Kazajstán es de origen ruso) defendían el reparto proporcional del mar teniendo en cuenta los kilómetros de costa de cada país y la construcción hacia el norte de las tuberías de petróleo. La cumbre por la explotación del Caspio acabó sin un acuerdo entre los asistentes, pero con las inquietantes palabras del presidente turkmeno –Turkmenistán siempre ha mantenido neutral en estas cuestiones estratégicas-, Saparmurad Niyazov, pronosticando que “el Caspio olía a sangre”, y con las maniobras militares rusas más espectaculares en la zona desde el fin de su era soviética.
La ruta de los oleoductos y gaseoductos de Asia Central ha sido y sigue siendo uno de los mayores focos de conflictos de la región. Las grandes potencias han tratado de influir en los países de la zona para poder construir una red de conductos que favorezca sus intereses. Actualmente, las tuberías de energía existentes son las que la antigua Unión Soviética construyó en su momento. ...

Página anterior


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies