Anuario 2003

Centroamérica
Unión Europea
Indostán
Extremo Oriente
Asia Central
Indostán
El proceso de paz en Cachemira abre la esperanza en un subcontinente marcado por los conflictos
Susanna González

Indostán mira al 2004 intentando afianzar las relaciones y solucionar los conflictos entre los países que lo conforman. Mientras tanto, en cada uno de ellos la situación interna es extremadamente frágil. La diversidad étnica, cultural y religiosa y los sentimientos nacionalistas dificultan la convivencia en países que, como tales, cuentan con cincuenta años de historia. Desde el fin del dominio británico, en 1947, la definición de las identidades nacionales ha ido acompañada de guerras civiles que, o han dado lugar a la creación de nuevos países, o siguen perpetuándose.

La cumbre del Sur de Asia celebrada en Islamabad en enero de 2004, ha hecho que el año nuevo empiece con expectativas para la paz. Atal Bahari Vajpayee, primer ministro indio, y Pervez Musharraf, presidente paquistaní, se han reunido allí tres semanas después de que Pakistán haya propuesto dialogar para solucionar el conflicto de Cachemira.

India y Pakistán, países vecinos y armados nuclearmente, son rivales desde que, en 1947, con el fin del dominio británico, el subcontinente se dividió en la zona hindú (India) y la musulmana (Pakistán). La región de Cachemira, fronteriza entre ambos, había gozado de cierta autonomía durante la dominación británica y obtuvo libertad para elegir su pertenencia a cualquiera de ambos países. El debate en torno a esta libertad de decisión ha sido un elemento clave en el posterior conflicto, desencadenante de tres guerras entre ambos países. Pakistán reclama que Cachemira, con mayoría de población musulmana, tiene derecho a la autodeterminación. India defiende la soberanía india de este estado, recordando que, en 1947, el maharajá de Cachemira pidió ayuda a Nueva Delhi para combatir a las guerrillas tribales que penetraban en la región desde Pakistán.

Pervez Musharraf ha anunciado que está dispuesto a mostrarse “flexible” en sus exigencias, entre las cuales se encuentra la celebración de un plebiscito, medida que la ONU ha respaldado en varias ocasiones. El general paquistaní no ha anunciado cómo pretende solucionar el conflicto, pero ha señalado que cualquier acuerdo será favorable para la población cachemir.

Este acuerdo histórico ha obligado a que la idea de un subcontinente en paz y cooperando para el bienestar y la bonanza económica está más presente que nunca en la Cumbre del sur de Asia. Y si India y Pakistán logran olvidarse de la desconfianza mutua, se habrá recorrido ya una parte importante del camino. Entonces será cuestión de seguir con la misma orientación.

La SAARC, fundada en 1985, agrupa también a ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull