Anuario 2003

Centroamérica
Unión Europea
Indostán
Extremo Oriente
Asia Central
Asia Central
El petróleo, el nuevo motor de la estepa asiática y del Cáucaso
Montse Bofill

La expresión “Gran Juego” se utilizó durante el siglo XIX para refereirse a las maniobras diplomático-militares de Rusia y Gran Bretaña en Asia Central. Y ahora se ha recuperado la vieja metáfora para hablar de los nuevos intereses petrolíferos de la zona por parte de EE.UU., Rusia y en menor medida, Europa y los países que forman parte de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo). Todo el ajetreo empezó pocos años después de la independencia de los países de Asia Central y del Cáucaso, cuando se descubrió que tenían unas reservas de gas y de petróleo muy abundantes; cosa que provocó que EE.UU. y Rusia empezaran una carrera para conseguir pactos con los presidentes de la zona.

En este marco se crearon las dos principales organizaciones que distribuyen esta relación de influencias entre Moscú y Washington. Por la parte rusa hay la CEI (Comunidad de Estados Independientes) que se fundó en 1991 y consta de 12 miembros: Armenia, Azerbayan, Bielorussia, Federación Rusa, Georgia, Kazajstan, Kirguistan, Moldavia, Tajikistan, Turkmenistán, Ucrania y Uzbekistán. El objetivo de esta organización ya fue desde un principio confuso; por un lado, Rusia quería que la CEI volviera a integrar estos países a su territorio, mientras que Moldavia, Ucrania y, más tarde, Georgia, querían un “divorcio civilizado”. Con el tiempo, estas posiciones han evolucionado, y tras 12 años de la existencia de la CEI, se puede decir que esta organización ha dado muy pocos resultados factibles. Es más, un de los pocos méritos que se le puede atribuir a la CEI es que ha consolidado las relaciones bilaterales y multilaterales entre algunos Estados miembro, sobre todo en el ámbito de la seguridad y, en menor medida, de la economía y el comercio. En definitiva, que el gran objetivo de Rusia de volver a tener estos países bajo su poder cada vez es más difuso. Y en este aspecto el 11 de septiembre del 2001 fue una fecha muy importante, puesto que significó la consolidación de los EE.UU. en la escena centro-asiática.

Y fue precisamente en esta fecha cuando la GUUAM (Georgia, Ucrania, Uzbekistán, Azerbayan y Moldavia), gestionada por EE.UU., tomó más relevancia. En realidad esta organización ya se creó en 1996 en Viena, con el objetivo de fomentar la cooperación, la buena vecindad y la explotación de las oportunidades económicas en la región. Y, por encima de todo, convertir un factor potencialmente conflictivo como el petróleo en un elemento de ‘cooperación y de paz’. Los países miembro se comprometieron a respetar una serie de reglas como la integridad territorial, la democracia y los derechos humanos, la cooperación militar en caso de ataque y la condena al nacionalismo ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull