Anuario 2000

África
Oriente Próximo
Sudamérica
Sudamérica
Sudamérica encara el cambio de siglo con la permanencia de importantes lastres económicos y políticos
Mireia Coma

América Latina cierra el siglo sin haber superado los graves problemas que arrastra desde hace décadas: la corrupción y la injusticia, la pobreza y las desigualdades económicas y sociales. A pesar de la globalización, la democratización y la instauración de políticas neoliberales, América Latina no ha conseguido dar el salto necesario para mejorar su precaria situación y consolidarse como una región fuerte y capaz de eliminar los agravios históricos que han estancado su evolución.

En una región donde su historia está marcada por los regímenes dictatoriales y autoritarios, el cambio que ha supuesto el retorno a la democracia en menos de quince años ha sido impresionante. Pero a pesar de este paso adelante, estas democracias no dejan de ser todavía muy débiles, sus estructuras de gobierno –partidos, sindicatos y los propios Estados– están en crisis en casi todas las partes y el poder se encuentra cada día más personalizado y concentrado. Esta es una de las principales causas que explican por qué la región avanza tan lentamente. De hecho, sin un sistema político estable, los países del cono sur no conseguirán nunca llevar a cabo sus objetivos de plena expansión y desarrollo.



Juicio a las dictaduras

Por otra parte, un factor que también se debe de tener en cuenta son los juicios que se han producido a lo largo del año contra los represores militares durante las dictaduras de estos países. Así, hay que destacar el proceso judicial contra el ex dictador chileno Augusto Pinochet y también los interrogatorios y procesamientos contra sus principales colaboradores (como Ricardo Izurieta, Sergio Arellano Stark, Carlos Forestier y Manuel Contreras, entre otros), o la detención del torturador argentino Miguel Ángel Caballo en México.

En Uruguay, esta voluntad de querer volver al pasado para descubrir cuáles fueron las atrocidades que se produjeron y así poder pasar factura a los culpables vio su fruto en la creación de la “Comisión para la Paz”, encargada de descubrir el lugar y la fecha de la muerte de los desaparecidos durante la dictadura.

Todas estas iniciativas tienen como objetivo evitar que se perpetúen para siempre los crímenes del pasado, pero a pesar de su importancia también se debe tener en cuenta que estas acciones indican la fragilidad de los procesos de transición política llevados a cabo por todos estos países.



Desigualdades sociales

Se debe de tener presente que también ha habido un aumento de las ...


Periodismo Internacional © 2017 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull