Anuario 2000

África
Oriente Próximo
Sudamérica
Oriente Próximo
El proceso de paz afronta su peor crisis al llegar a los puntos clave de la negociación
Mario Fort

El año 2000 ha llevado la situación en Oriente Próximo al momento de tomar grandes decisiones. Una vez recorrido el camino emprendido en la Conferencia de Paz de 1991, a israelíes y palestinos únicamente les resta negociar los temas más espinosos del conflicto: Jerusalén y los refiugiados palestinos.

El proceso de paz entre israelíes y palestinos ha llegado en el 2000 al momento de la verdad. Las negociaciones que se iniciaron en la conferencia de paz de Madrid de 1991, y que después han brindado acuerdos como Oslo 1 y Washington de 1993, El Cairo, el 4 de mayo de 1994; Oslo 2, el 28 de septiembre de 1995; Hebrón, el 15 de enero de 1997; Wye River, 23 de octubre de 1998 y Sharm El Sheij, el 5 de septiembre de 1999, han alcanzado finalmente al núcleo duro de la cuestión entre israelíes y palestinos. En el acuerdo de Oslo de 1993 se acordaron el reconocimiento mutuo y, asimismo, las bases para negociar. Dos principios fueron admitidos por ambos. El primero resumía la filosofía de las negociaciones con la fórmula, no escrita, de "territorios a cambio de paz".

El segundo consistía en resolver los problemas avanzando desde lo más sencillo hasta lo más difícil para establecer un clima de confianza mutua. Ahora se ha llegado a lo más difícil, a los temas más espinosos, al verdadero conflicto: Jerusalén y el derecho al retorno de los refugiados palestinos. Las negociaciones, tal y como habían sido conocidas hasta la fecha, ya han cumplido su misión.

Al rebrote de violencia palestina que se inició el 28 de septiembre con la provocación del líder del partido conservador israelí Likud, Ariel Sharon, se ha llegado por diversos motivos. Por un lado, está el papel que ha jugado el líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yasser Arafat. Desde Oslo 1 (1993), Arafat sólo se ha hecho con el control real del 70% de Gaza (360 kilómetros cuadrados), el del 13’1% de Cisjordania (5.672 kilómetros cuadrados) y nada en Jerusalén Este, es decir, en total, el control del 20% de los territorios conquistados por Israel en junio de 1967.

A todo ello cabe añadir que Cisjordania está dividida en zonas sometidas a tres estatutos diferentes: uno, bajo control palestino; otro, donde la seguridad sigue en manos de los israelíes y un tercero, bajo control israelí. La ...


Periodismo Internacional © 2017 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull