Anuario 2003

África
Oriente Próximo
Sudamérica
Sudamérica
El tándem Lula-Kirchner se erige como el guía de América del Sur
Xènia Plaza

Desde el momento en que fueron escogidos en sus países, los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el de Argentina, Néstor Kirchner, se han convertido en la referencia clave de América Latina. Los dos mandatarios quieren potenciar la unión regional de América del Sur delante de la todavía fuerte presencia de Estados Unidos en la zona.

Los dos presidentes representan (al menos al inicio de su mandato) unas opciones diferentes dentro de la izquierda. Lula procede del Partido de los Trabajadores (PT), un partido de izquierda puro y duro. En cambio, Kirchner era candidato del Partido Justicialista argentino, el partido que agrupa a los peronistas. Dentro de este marco, Kirchner representaba la posición de centro izquierda.

Pese a esto, las posiciones se fueron acercando y los dos quedaron “impresionados” del otro. Una de las pruebas de este hecho es que para reforzar las relaciones bilaterales entre los dos países, los dos presidentes se reunieron cinco veces en tan solo cuatro meses.

Los dos países pretenden mostrar una posición conjunta en el tema de ALCA (tratado de Área de Libre Comercio de América, un proyecto que el presidente de los Estados Unidos, George Bush, ha defendido intensamente). La intención es que empiece a funcionar a partir del 2005, pero Brasil y Argentina, sobre todo el primero, no están de acuerdo con la manera en que la gran potencia mundial quiere aplicar este acuerdo comercial. Primero de todo, Brasil pide que desaparezcan los “aranceles escalonados” sobre los productos agrícolas que se exportan a los países ricos.

El otro punto que mantienen en común es la reactivación del MERCOSUR, una unión aduanera que pretende mejorar las relaciones comerciales al Cono Sur (donde se incluyen Paraguay y Uruguay). Hasta ahora, este organismo había sufrido una pequeña crisis (o olvido) por las crisis nacionales que estaban sufriendo Argentina y Paraguay desde hacía dos años. Brasil tampoco estaba en su mejor momento de forma, después de la crisis financiera de 1999.

Para dejar constancia de esta posición común, se firmó el “Consenso de Buenos Aires”, un documento donde se alinean conjuntamente sobre estos dos temas y sobre otro muy importante: como hacer frente a los acreedores externos. En esta ocasión, los dos países dejaron muy claro que cumplirían los compromisos ...


Periodismo Internacional © 2017 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull