Anuario 1998

Alemania
Argelia
Argentina
Birmania
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Dinamarca
Ecuador
España
Francia
Gran Bretaña
India
Irlanda
Italia
Japón
Libia
Marruecos
Mauritania
Nigeria
Paraguay
Perú
Portugal
Sáhara Occidental
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Venezuela
Brasil
El electorado brasileño y la comunidad internacional renuevan su confianza en Cardoso para que saque al país de la crisis
Los niños de la calle

Además de los Sin Tierra, hay un importante sector de la población que padece las desigualdades sociales: los niños de la calle. Se calcula que en esta gran potencia, hay siete millones de niños que malviven en los suburbios. Estos meninos se ven obligados, desde bien pequeños, a abandonar a la familia (o la familia les abandona en la calle) porque no les pueden alimentar y para subsistir se dedican a robar, prostituirse o trabajar por poco dinero. Además de padecer a diario todo tipo de violencia, estos niños están excluidos del sistema social ya que no tienen acceso a la sanidad pública ni a la educación y malviven en favelas o en la calle. Para engañar al hambre y al estómago algunos esnifan cola, con las consecuencias que esto les comporta para su salud. Pero no todos los niños de la calle en Brasil están abandonados a su suerte. En 1985 nació el Movimiento Nacional de Meninos e Meninas de Rúa de Brasil (MNMMR) que lucha para defender los derechos de los niños y denunciar su situación ante las autoridades del país. A finales de noviembre de 1998, el movimiento celebró un encuentro general en Brasilia para reivindicar que se respeten sus derechos. Esta asociación ofrece a los niños que viven en la calle un proyecto educativo que combina los aspectos pedagógicos con el ocio (juegos, talleres, danzas, teatro…). Durante el día los niños y niñas participan de las actividades organizadas por el Movimento y por la noche vuelven a dormir a casa. A través de esta ONG, los niños poden rehabilitarse, abandonar las drogas y, quizá con el tiempo, la calle.
 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull