Anuario 2000

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Bangladesh
Bélgica
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Brasil
Burundi
Canadá
Chile
China
Colombia
Congo
Cuba
Cuba
Dinamarca
Egipto
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Finlandia
Francia
Gran Bretaña
Grecia
Guatemala
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Letonia
Líbano
Libia
Lituania
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Taiwán
Tayikistán
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Paraguay
Paraguay cierra otro año de crisis política marcado por un nuevo golpe de Estado
Lino Oviedo: el fantasma de Paraguay

Conocido como “jinete bonsai”, Lino Oviedo empezó su carrera política en 1989, cuando junto con el general Andrés Rodríguez llevaron a cabo un golpe de Estado que acabó con la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989). Más adelante, en 1993, el colorado Juan Carlos Wasmosy ganó las elecciones presidenciales merced al apoyo de Oviedo, pero tres años después el mismo Oviedo intentó derribarlo. Como consecuencia, el presidente Wasmosy le acusó de intento de golpe de Estado y lo retiró del Ejército. El 10 de septiembre de 1997, el ex general ganó las internas del Partido Colorado, aun cuando en poco tiempo vio desaparecer su oportunidad de estar al frente del Gobierno porque, el 9 de febrero de 1998, un tribunal militar lo condenó a 10 años de prisión por el intento de golpe de Estado (1996) y su candidatura a la presidencia fue reemplazada por su “ahijado”, Raúl Cubas. La fórmula Cubas-Luis María Argaña ganó las elecciones y el “ahijado” de Oviedo fue investido presidente el 15 de agosto de 1998. Pese a que el Congreso había establecido que Cubas no podía indultar a nadie condenado a más de cinco años de prisión, el presidente electo decidió liberar a Oviedo. El 23 de marzo de 1999, asesinaron al vicepresidente Luis María Argaña. Cubas y Oviedo fueron acusados de ser los principales responsables políticos del crimen, y ambos abandonaron el país: Cubas fue a Brasil y Oviedo a Argentina, donde el gobierno de Carlos Menen le concedió asilo político. Pero cuando Fernando de la Rúa fue investido presidente de Argentina, el 10 de diciembre de 1999, Oviedo abandonó Argentina y entró clandestinamente en Paraguay. Tras nueve meses, el ex general fue detenido el pasado mas de junio en Brasil, desde donde espera ser extraditado.
 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies