Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Arabia Saudí
El príncipe heredero Abdelaziz refuerza su poder en medio de la crisis económica
Las relaciones internacionales de Arabia Saudí

En la vertiente diplomática, además del acercamiento a Irán, Riad ha asistido al creciente activismo del multimillonario saudí Osama Bin Laden, empeñado en la difusión del islam en todo el mundo y, especialmente, en África. Las generosas donaciones del hombre más buscado por EE.UU. en Sudán o Tanzania, por ejemplo, son una muestra palpable. Este hecho ha disparado la alerta de la Administración norteamericana, dado que EE.UU. teme que los atentados del terrorista saudí se sucedan en el futuro. Asimismo, el 18 de febrero y el 20 de marzo pasados, la monarquía saudí mantuvo contactos con Yemen para resolver el contencioso que mantiene con el país más pobre de la Península Arábiga, a la hora de delimitar sus fronteras. Un conflicto que dura 65 años y que tiene su origen en el Acuerdo de Taïf (ciudad situada a unos 20 kilómetros al sur de La Meca) de 1934, por el que Arabia Saudí se anexionó tres provincias fronterizas. Aun así, la campaña de oposición al régimen iraquí de Saddam Hussein ha definido la política internacional de la monarquía wahhabí. Arabia Saudí ha conseguido que tanto la Liga Árabe como el Consejo de Cooperación del Golfo mantuvieran el aislamiento a que han condenado al régimen iraquí. La Liga Árabe, integrada por 22 países, no condenó los bombardeos de EE.UU. y de Gran Bretaña a Irak, exigencia que Saddam Hussein había pedido al mundo árabe en la reunión que se celebró en El Cairo (Egipto) el 25 de enero. Paralelamente, el Consejo de Cooperación del Golfo, que lidera Arabia Saudí y del que forman parte Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Qatar y Omán, tampoco se pronunció en contra del cerco occidental a Irak. Estos hechos representan, al parecer de algunos diplomáticos árabes, el triunfo de la campaña antiiraquí promovida por la monarquía wahhabí, así como un golpe muy duro a los esfuerzos de los últimos años de algunos países árabes para restablecer la solidaridad del mundo árabe. Los analistas consideran que la supeditación de Arabia Saudí hacia la Administración norteamericana hace inviable el sueño nasserista del panarabismo. Aunque, las relaciones entre los diferentes países árabes ha mejorado en los últimos años.
 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies