Anuario 2001

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Australia
Austria
Bielorrusia
Brasil
Bulgaria
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Egipto
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Holanda
India
Indonesia
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Líbano
Macedonia
Malasia
Mozambique
Nepal
Nigeria
Pakistán
Perú
Portugal
Rusia
Serbia
Singapur
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Timor Oriental
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
China
China entra en la OMC y consigue el sí del COI para organizar los JJ.OO. de 2008
Quince años para entrar en la OMC

China es desde el pasado 11 de noviembre miembro de pleno derecho de la Organización Mundial del Comercio, pero a este día histórico le preceden quince años de largas negociaciones. El primer paso que dio Pekín para entrar en el OMC fue en 1986 cuando solicitó acceder al Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT) como estrategia para lograr un mayor desarrollo del “socialismo con características chinas” puesto en marcha por el fallecido dirigente del Partido Comunista de China Deng Xioping en 1978. Pero el 4 de junio de 1989, la brutal represión del movimiento prodemocrático de Tiananmen por parte de los carros de combate del Ejército de Liberación Popular (ELP), aisló a la China política y económica de la comunidad internacional. Este desamparo de la comunidad internacional se pondría de nuevo de manifiesto cinco años más tarde, en 1994, cuando China intentó acelerar sin éxito su acceso al GATT con la intención de participar en la primera reunión de la OMC, (la OMC es el órgano que el 1 de enero de 1995 sustituyó al GATT). Para intentar suavizar la situación, en noviembre de ese mismo año, Pekín anunció el mayor conjunto de medidas aperturistas de su historia, rebajó las tarifas aduaneras en un 30 por ciento y permitió la entrada de empresas extranjeras al país mediante compañías de capital mixto. En la misma línea, en octubre de 1997, rebajó la tarifa básica de importación del 23 al 17 por ciento, excepto en productos como los automóviles. En 1998 los chinos ofrecieron una promesa clara de recortes arancelarios, pero sus interlocutores internacionales pidieron más acceso a los bienes y servicios extranjeros en el mercado nacional. Sin embargo, el final se empezó a perfilar en el 15 de noviembre de 1999, cuando tras varios días de negociaciones intensas China y Estados Unidos alcanzaron un acuerdo bilateral considerado clave para el ingreso de Pekín en la OMC. Días antes del tratado con Estados unidos, las autoridades chinas habían firmado uno similar con Japón al que le siguió, el 26 de noviembre, el suscrito con Canadá en Toronto. El 24 de diciembre de 2000 Cuba y Venezuela se unieron a las naciones anteriores en la conclusión de negociaciones bilaterales con China para su acceso a la OMC. Asimismo, India firmó el pasado 22 de febrero, por lo que tras el pacto con la UE, ya sólo debía alcanzar pactos similares con un reducido número de países: Ecuador, Suiza, México, Guatemala y Costa Rica. Estos acuerdos se han ido firmando a lo largo de este año 2001. La incorporación de China a la OMC provocará un impacto sin precedentes en la economía mundial a partir de que empiece a moverse en el marco del libre comercio.
 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull