Anuario 2001

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Australia
Austria
Bielorrusia
Brasil
Bulgaria
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Egipto
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Holanda
India
Indonesia
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Líbano
Macedonia
Malasia
Mozambique
Nepal
Nigeria
Pakistán
Perú
Portugal
Rusia
Serbia
Singapur
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Timor Oriental
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Congo
El asesinato de Kabila abre las puertas a la conclusión del conflicto armado en los Grandes Lagos
El proceso de paz de Lusaka

Las conversaciones de Lusaka, en febrero y mayo de 2001, consiguieron un alto al fuego que, aun cuando sólo se ha cumplido parcialmente, ha contribuido a estabilizar las fronteras.

El otro punto fuerte del acuerdo, que marcaba la retirada de las tropas extranjeras y el desarme de las milicias ruandesas, no ha prosperado. Entre otros problemas, porque Ruanda no quiere abandonar sus posiciones hasta que los países "invitados" por Kabila no hagan lo mismo y, por su parte, los grupos rebeldes ruandeses no quieren abandonar las armas. Hoy por hoy, no se ha cumplido ni siquiera la retirada de 15 kilómetros pactada en Harare durante el año 2000. Otro de los puntos del acuerdo, el despliegue de las fuerzas de la Monuc choca con la negativa de Ruanda, que no quiere desmilitarizar zonas como la ciudad de Kishangani, tal y como recogen los pactos firmados en abril.

Uganda y el FLC ponen también toda clase de obstáculos al cumplimiento de los acuerdos de Lusaka y Harare, y señalan razones de seguridad para la población civil, aun cuando la auténtica preocupación de la población es su presencia. Los ugandeses incluso amenazaron con su retirada del acuerdo de Lusaka tras la publicación de un informe del Consejo de Seguridad sobre la explotación ilícita de las riquezas del Congo. Este informe denunciaba al país como impulsor del conflicto por intereses económicos propios.

El acuerdo también pedía a las partes que informaran sobre la localización del armamento de los rebeldes que apoyan los conflictos bélicos, pero ninguna de las partes se muestra dispuesta a cumplir este punto.


 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull