Anuario 2002

Afganistán
Argelia
Argentina
Australia
Azerbaiyán
Belice
Bielorrusia
Brasil
Burundi
Chile
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
El Salvador
Estados Unidos
Guatemala
Honduras
India
Japón
Kazajstán
Kenia
Kirguistán
Libia
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Pakistán
Panamá
República Dominicana
Rusia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Taiwán
Tanzania
Tayikistán
Tíbet
Túnez
Turkmenistán
Turquía
Ucrania
Uganda
Uruguay
Uzbekistán
Estados Unidos
Bush emprende la segunda fase de la guerra contra el terrorismo con el objetivo de derrocar a Sadam Husein
El oscuro pasado empresarial de Bush

Las estrategias financieras utilizadas por los ejecutivos de las grandes empresas acusados de fraude no son una novedad para el presidente George W. Bush. Es más, él mismo está siendo investigado por un supuesto uso de información privilegiada para operar en Bolsa cuando dirigía la compañía energética Harken Energy Corporation.

Al parecer, en 1990, cuando George Bush padre era el presidente de Estados Unidos, Bush jr. vendió más de 200.000 acciones (a cuatro dólares la acción) de la empresa Harken Energy Corporation, de la cual era un alto directivo, y no informó sobre la venta a la Administración, tal como establece la ley. Algunas pruebas apuntan que Bush sabía que la empresa falsificaba los balances para ocultar pérdidas y crear ingresos ficticios, y que, por lo tanto, éstos no reflejaban la situación real de la compañía. Cuatro meses después de que Bush vendiese sus acciones de Harken, la empresa anunció pérdidas y el valor de las acciones cayó en picado. Esta caída sacó a la luz la maniobra de Bush, a quien se le pidieron explicaciones por no haber comunicado la venta. Aunque Bush en un primer momento culpó del error a la SEC y, más tarde, a los abogados de Harken, no tenía excusa porque la ley establece que la persona que vende sus acciones tiene la responsabilidad de conservar los documentos sobre la venta.

Esta maniobra permitió a George W. Bush participar en la adquisición del equipo de los Texas Rangers en 1989, un año después de que su padre llegase a la Casa Blanca. Su participación, que representaba sólo el 1’8% del total, le haría rico en poco tiempo. El grupo de accionistas de los Texas Rangers construyó un nuevo estadio en unos terrenos del Estado y sólo le exigieron el pago de un impuesto. A la vez, el Estado revendió al grupo de Bush unos terrenos particulares situados junto al nuevo estadio que poco antes había comprado por menos de su valor real. Años después, el grupo de accionistas encontró un comprador dispuesto a comprar los Texas Rangers por 125 millones de dólares, el triple de su valor real. A Bush le correspondían, según su porcentaje, 2’3 millones pero el resto de accionistas, que conocían bien sus pretensiones políticas, decidieron renunciar a sus porcentajes. Así pues, gracias a la “generosidad” del grupo de accionistas, Bush obtuvo 14’9 millones de dólares. Unos millones con los que, en realidad, se estaba comprando al futuro gobernador de Texas. El 8 de noviembre de 1994, Bush empezaba su carrera política al convertirse en gobernador del estado de Texas.

 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull