Anuario 2001

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Australia
Austria
Bielorrusia
Brasil
Bulgaria
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Egipto
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Holanda
India
Indonesia
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Líbano
Macedonia
Malasia
Mozambique
Nepal
Nigeria
Pakistán
Perú
Portugal
Rusia
Serbia
Singapur
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Timor Oriental
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Argentina
Los argentinos asisten al derrumbamiento económico y político del país
Videla 1976-1983

El 24 de marzo de 1976 fue el día en que la Fuerza Armadas, encabezadas por el general Jorge Rafael Videla, protagonizaron un golpe de estado que en siete años acabó con la vida de 30.000 personas. Tras la catarsis colectiva que supuso para la sociedad argentina los juicios a los militares en 1984 y 1985, realizados durante el Gobierno del radical Raúl Alfonsín, éste mismo terminó cediendo a las presiones de las Fuerzas Armadas.

Después Alfonsín, en 1986 y 1987 aprobó las leyes de Punto Final y de Obediencia Debida exculpando de este modo a 1180 oficiales i suboficiales.

Los únicos condenados a cadena perpetua fueron miembros de las juntas militares que se sucedieron en el poder hasta 1983. En 1990, el entonces presidente carlos Menem, remató la tarea, indultando incluso a estos máximos oficiales. Durante años, todos los intentos de juzgar a los responsables del genocidio, realizados por los escasos supervivientes, por familiares de los desaparecidos o organismos humanitarios han sido inútiles.Mientras las Madres de la Plaza de Mayo continuaran con sus protestas, ahora, ,ya perdida la esperanza, con un sólo objetivo lograr que sus hijos pasen a la historia como personas muertas y no simplemente como desaparecidos. Este gesto tan sencillo parece imposible ya que Argentina ha preferido hacer un ejercicio de desmemoria.


 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull