Anuario 2002

Afganistán
Argelia
Argentina
Australia
Azerbaiyán
Belice
Bielorrusia
Brasil
Burundi
Chile
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
El Salvador
Estados Unidos
Guatemala
Honduras
India
Japón
Kazajstán
Kenia
Kirguistán
Libia
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Pakistán
Panamá
República Dominicana
Rusia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Taiwán
Tanzania
Tayikistán
Tíbet
Túnez
Turkmenistán
Turquía
Ucrania
Uganda
Uruguay
Uzbekistán
China
La cuarta generación sube al poder tras el XVI Congreso del Partido Comunista Chino
“La cuarta generación”

La cuarta generación de dirigentes son los políticos que llegan al poder tras este último Congreso del PCCh en sustitución de la “tercera generación” que ha estado liderada por Jiang Zemin. La característica principal que los distingue de las tres generaciones anteriores es que nacieron entre 1941 y 1956 y, por lo tanto, vivieron en sus propias carnes la represión de la revolución cultural impulsada por Mao Zedong. Muchos de ellos fueron guardias rojos de Mao pero poco a poco se fueron sintiendo desilusionados y traicionados. De hecho, el mismo Hu Jintao fue recluido durante 4 años en Gansú para ser reeducado.

La gran mayoría tiene estudios superiores, son ingenieros, abogados, economistas… Es decir, se trata de la primera generación mayoritariamente tecnócrata que llega al poder en China. Todo ello les ha influenciado y les hace tener una visión menos ideológica, dogmática y autoritaria pero más nacionalista que sus predecesores.

En este sentido son muchos los analistas que ven con muy buenos ojos esta transición pacífica que da alas a la cuarta generación. Según Cheng Li, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Hamilton de Nueva York, “los primeros pasos se caracterizaran por la precaución y el compromiso, pero los nuevos dirigentes serán mucho más atrevidos a la hora de ejecutar la reforma, tanto económica como política”.

Bo Zhiyue, profesor de la Universidad San John Fisher de Nueva York cree que es una buena noticia para la democracia en China ya que, según él, “la cuarta generación”, y Hu en particular, será mucho más débil que el Ejecutivo de Jiang. Hu tendrá que negociar con los distintos líderes e instituciones para hacer realidad sus deseos.”

Pero otra característica interesante de esta cuarta generación de dirigentes es que todos ellos vienen de diferentes partes del país y de distintas clases sociales. En este sentido, son muchos los que esperan que este nuevo gobierno acabe o como mínimo reduzca las diferencias sociales existentes no sólo dentro de las regiones sino también entre ellas.

Pero la situación con la que se enfrenta esta cuarta generación no es fácil. Tiene delante varios retos económicos, como disminuir el paro o garantizar un desarrollo económico más equilibrado. También se tendrá que enfrentar a retos políticos como redefinir el Partido Comunista Chino o gestionar los conflictos que se mantienen abiertos en Taiwán, Tíbet y la frontera rusa. Y finalmente también retos sociales como garantizar la libertad de prensa o acabar con las violaciones de derechos humanos que se están llevando a cabo en algunas regiones de China como en el Tíbet.

 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull