Anuario 2002

Afganistán
Argelia
Argentina
Australia
Azerbaiyán
Belice
Bielorrusia
Brasil
Burundi
Chile
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
El Salvador
Estados Unidos
Guatemala
Honduras
India
Japón
Kazajstán
Kenia
Kirguistán
Libia
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Pakistán
Panamá
República Dominicana
Rusia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Taiwán
Tanzania
Tayikistán
Tíbet
Túnez
Turkmenistán
Turquía
Ucrania
Uganda
Uruguay
Uzbekistán
Pakistán
Una transición democrática bajo control militar
Origen del conflicto de cachemira

La escisión de la India colonial, tras la retirada británica, dio lugar a la creación de dos nuevos países: India, de mayoría hindú, y Pakistán, de mayoría musulmana. La división del antiguo imperio colonial británico entre ambos países se hizo teniendo en cuenta la religión dominante de sus antiguas provincias, las de mayoría musulmana pasaron a formar parte de Pakistán y las de mayoría hindú de India. En general, el reparto no supuso ningún problema. Hubo sin embargo, tres excepciones. La primera fue la provincia de Hyderabat, la segunda Junagadh (junto a la costa de Gujarat): ambas pretendían acceder a Pakistán pero India lo impidió recurriendo a sendas y rápidas operaciones de ocupación militar. Y finalmente, el estado septentrional de Jammu y Cachemira, causa de dos de las tres guerras entre India y Pakistán (que tuvieron lugar en 1947,1965 y 1971; esta última supuso la independencia de una parte del territorio paquistaní con el nacimiento de un nuevo país, llamado Bangladesh). Antes de la descolonización, el estado de Jammu y Cachemira, de mayoría musulmana, era gobernado por un príncipe hindú, el maharajá Hari Singh. Ante el inminente reparto del imperio, este príncipe hindú debía escoger si Cachemira debía formar parte de India o de Pakistán. Pero, cuando los dirigentes del futuro Estado musulmán decidieron invadir la zona, el príncipe Hari Singh se vio obligado a solicitar ayuda a India, la cual supeditó su intervención a la futura integración de Cachemira al Gobierno de Nueva Delhi.
 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull