Anuario 2002

Afganistán
Argelia
Argentina
Australia
Azerbaiyán
Belice
Bielorrusia
Brasil
Burundi
Chile
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
El Salvador
Estados Unidos
Guatemala
Honduras
India
Japón
Kazajstán
Kenia
Kirguistán
Libia
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Pakistán
Panamá
República Dominicana
Rusia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Taiwán
Tanzania
Tayikistán
Tíbet
Túnez
Turkmenistán
Turquía
Ucrania
Uganda
Uruguay
Uzbekistán
Pakistán
Una transición democrática bajo control militar
La cuestión del armamento nuclear

Tanto India como Pakistán son Estados nucleares. Un informe de la prestigiosa publicación británica “Jane Defence Weekly” estima que la India tiene de 50 a 150 cabezas nucleares, mientras Pakistán podría tener de 25 a 50. Las razones por las que ambos países se han nuclearizado son esencialmente distintas. Para responder al porqué India ha adquirido tecnología y ha realizado pruebas nucleares, debemos fijarnos en sus principales directrices en lo que se refiere a política exterior, aunque también encontramos razones internas que lo explican. En primer lugar, India tiene dos enemigos en la región de los que defenderse: Pakistán y China. La relación de enemistad que mantiene con Pakistán ya ha sido expuesta anteriormente. Por otra parte, las relaciones entre China e India han sido también tradicionalmente muy tensas debido a la ocupación del Tíbet por parte del Ejército chino en 1951 y a la construcción de una carretera al norte de Jammu y Cachemira, sin respetar la frontera con India. Este último hecho motivó el único enfrentamiento militar entre los dos países, en 1962, que resultó favorable para las tropas de Pekín y a partir del cual China pasó a tener el control efectivo de Aksai Chin –una zona de 34.000 kilómetros cuadrados en la región de Cachemira-. Además, conviene tener en cuenta que la primera prueba nuclear china tuvo lugar tan sólo dos años más tarde de la derrota india y que Pekín siempre ha facilitado la adquisición de misiles a Pakistán. Otra de las razones que ha impulsado a India a convertirse en un Estado nuclear ha sido su pretensión de ocupar un lugar más destacado en la esfera internacional, concretamente su intención de formar parte del Consejo Permanente de Seguridad de Naciones Unidas y del club de los países nucleares. El TNP (Tratado de No Proliferación Nuclear) utiliza el calificativo “club de los países nucleares” para referirse a aquellos países socios que ya hubiesen fabricado y hecho explotar un arma nuclear antes del 1 de enero de 1967; son los únicos firmantes del TNP que pueden aumentar y conservar su armamento nuclear, mientras que todos aquellos países socios del TNP que no forman parte del club de los países nucleares no pueden adquirir armamento nuclear y deben destruir el que ya poseen. Cuando India (cuyo primer ensayo nuclear data de 1974) negoció en 1965 con los países miembros del TNP su posible entrada, propuso que el TNP también prohibiera la adquisición y aumento de las armas nucleares a los miembros del club de los países nucleares. Algo que a Estados Unidos y a la URSS, principales impulsores del TNP, no les pareció buena idea. Por ello, tanto India como Pakistán no están sujetos a ningún tratado que pueda penalizar la utilización de su armamento nuclear. Esta situación preocupa enormemente a la comunidad internacional, que ve en el conflicto de Cachemira la posibilidad de una guerra nuclear.

En cuanto a Pakistán, sus razones, después de las tres derrotas que ha sufrido en las contiendas contra India, responden al deseo de igualarse, en términos de fuerza, a India. Pakistán se ha mostrado favorable en diversas ocasiones a la firma del CTBT (Prohibición Total de Ensayos Nucleares) y del TNP, pero con una condición: que India también se prestara a firmar dichos tratados.

 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull