Anuario 2001

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Australia
Austria
Bielorrusia
Brasil
Bulgaria
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Egipto
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Holanda
India
Indonesia
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Líbano
Macedonia
Malasia
Mozambique
Nepal
Nigeria
Pakistán
Perú
Portugal
Rusia
Serbia
Singapur
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Timor Oriental
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Perú
Toledo restaura la democracia después de diez años de “fujimorismo”
El lado oscuro de Montesinos

Escribir sobre Vladimiro Lenin Montesinos Torres implica repasar los 10 años del Gobierno de Fujimori. Montesinos entra en la historia de Perú como el personaje más corrupto, inhumano y astuto que haya tenido el Estado. Su fuga fue provocada por uno de sus propios vídeos, que solía filmar en sus oficinas con fines oscuros y de chantaje a los políticos, empresarios o ministros que le solicitaban favores. Hasta la fecha tiene más de 34 acusaciones en su contra por toda una gama de delitos que van desde narcotráfico, enriquecimiento ilícito hasta torturas y asesinatos. Montesinos vivió rodeado de miseria y misterios. Su descendencia de una familia de intelectuales de Arequipa contrasta con su controvertido historial militar, civil y conyugal. Nació en 1945 y por decisión de su padre optó por la carrera militar. Llegó al grado de capitán, pero en 1977 fue expulsado por vender información soviética a la CIA.

Ya fuera del Ejército optó por estudiar Derecho. Fue gracias a Fujimori cuando en 1990 volvió a trabajar para el Estado como asesor de seguridad. Pero asumió funciones en la sombra como director del Servicio de Inteligencia, desde donde dirigió toda una red de corrupción con el fin de perpetuar en el poder a su mentor. En el juicio de Montesinos, saldrán seguramente videos de toda clase, e incluso algunos que parecerán de ciencia ficción.

 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull