Irak
EE UU: El régimen de Sadam, objetivo de la primera guerra preventiva de Bush
¿Quién pagará la reconstrucción?

El encargado de valorar las necesidades económicas de la reconstrucción será el Banco Mundial. La cifra barajada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) después del congreso celebrado en Washington el pasado 12 y 13 de abril habla de 25.000 millones de dólares, cantidad orientativa, que será necesario invertir durante los dos próximos años para hacer frente a los problemas derivados del conflicto. El BM acordó enviar a Irak equipos de evaluación para determinar las necesidades del país en varios sectores como agua, saneamiento, salud y educación. El proceso de reconstrucción seguirá las pautas marcadas por el informe de los expertos del Banco Mundial, siguiendo el modelo llevado a cabo en Afganistán. El BM convocará un congreso de países donantes, debido a que los recursos de Irak no llegarán, ni de lejos, para cubrir la reconstrucción. Garner podrá contar inmediatamente con los 2.400 millones de dólares que el Congreso estadounidense aprobó a principios de abril para reconstruir un país de 24 millones de habitantes devastado por tres guerras en los últimos veinte años y sanciones económicas durante doce.

Según Colin Powell, Naciones Unidas "tiene un papel que desempeñar" en la posguerra. La consejera de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, se ha entrevistado con el secretario general de la ONU, Kofi Annan, para "estructurar el papel más adecuado" para la organización. "Estamos conversando con nuestros colegas del Consejo de Seguridad a propósito de qué resolución será la más apropiada", ha declarado Powell. Sin embargo, ¿cuál será ese papel? Son muchos los que opinan que el papel de Naciones Unidas no pasará de una mera aportación económica, pero sin llegar a tener ningún protagonismo en las decisiones políticas ni económicas del futuro gobierno iraquí. Para la inmensa mayoría de actores internacionales, incluidos Inglaterra y España, los más fervientes aliados europeos de Estados Unidos, la reconstrucción política de Irak debería dirigirla la ONU. "Es importante que Naciones Unidas esté implicada en el Irak post-Sadam Husein", ha declarado el premier británico, Tony Blair, mientras que su homólogo español, José María Aznar, afirmaba que "todo el periodo post-Sadam tiene que ser responsabilidad de las Naciones Unidas", aunque "hay muchas responsabilidades que establecer y hay distintas fases". Lo que está claro es que la comunidad internacional tendrá que participar activamente en la reconstrucción del país. Según el portavoz del departamento de Estado, Richard Boucher, el objetivo de Estados Unidos en Irak es ahora intentar que la comunidad internacional "coopere y ayude a reconstruir Irak por el bien de ese pueblo". Sin embargo, parece que esta ayuda es simplemente de tipo financiero.

 


Periodismo Internacional © 2020 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies