Anuario 2001

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Australia
Austria
Bielorrusia
Brasil
Bulgaria
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Egipto
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Holanda
India
Indonesia
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Líbano
Macedonia
Malasia
Mozambique
Nepal
Nigeria
Pakistán
Perú
Portugal
Rusia
Serbia
Singapur
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Timor Oriental
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Kazajstán
El petróleo apuntala una frágil estabilidad política y económica
La identidad lingüística

El 41% de la población de Kazajstán es rusa, y los kazakos son un 36%. Actualmente, unos diez millones de rusos viven en las grandes ciudades kazakas. Son personas que provienen de otras regiones del continente asiático. A partir de 1991, los nuevos estados de Asia central empezaron a promulgar sus nuevas constituciones, en las que se recoge y reafirma la oficialidad de las lenguas nacionales (lenguas del Estado a partir de entonces). La lengua rusa, aun cuando en la práctica su conocimiento sigue siendo fundamental en varios ámbitos, es víctima del descontento acumulado durante decenios por los pueblos centroasiáticos por razones políticas y económicas, ajenas, claro está, a la lengua en sí. Por esta razón, las constituciones de los nuevos Estados, a pesar de reservar un papel especial para la lengua del antiguo imperio como medio de comunicación interétnica, dejan entrever, como también sucede en la práctica, una cierta hostilidad antirrusa en términos de exclusividad lingüística. La mayor parte de rusos que viven en Kazajstán no conocen el idioma oficial de la república, el kazako. Según un informe de la ONU, presentado en mayo de este año, tan sólo un 0’8% de la población rusa que vive en Kazajstán sabe cuál es el idioma oficial del país.
 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull