Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Haití
Haití, a un minuto de romperse
La convulsión política de la segunda mitad del siglo XX

En 1957, François Duvalier llegó a la presidencia del país ayudado por el Ejército y los EUA. Durante más de treinta años, el régimen de Duvalier –ayudado por la burguesía, la Iglesia, los tonton-macoutes o “voluntarios para la seguridad nacional” y los EUA tuvieron al país en sus manos. Una vez muerto Duvalier –que se había auto nombrado presidente vitalicio-, y su hijo Jean-Claude Duvalier asumió la presidencia. Sin embargo Haití sufría el desgaste de tantos años de violaciones de los derechos humanos y la oposición empezó a hacerse fuerte hasta que la presión le obligó a marcharse del país. Entonces el general Henri Namphy asumió la dirección del país y prometió la celebración de elecciones libres en noviembre de 1987, que se suspendieron el mismo día por sabotaje. Finalmente fueron celebradas en enero de 1988 pero a partir de entonces se sucedieron los golpes de Estado. Namphy echó del poder al vencedor de las elecciones, Leslie Manigat, y después fue –también a través de otro golpe de Estado- Prosper Avril quien sustituyó a Namphy. En marzo de 1990 Avril fue destituido y se creo un Gobierno civil provisional que convocó las elecciones en que Aristide salió ganador.
 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies