Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Perú
El Gobierno de Toledo hace aguas y pierde credibilidad ante los peruanos
La reaparición de Sendero Luminoso

LA REAPARICIÓN DE SENDERO LUMINOSO

Por otra parte, Sendero Luminoso (SL), la organización terrorista que empezó su actividad a principios de los 80, ha vuelto a la actualidad este año, después de la desactivación prácticamente total del movimiento subversivo durante la presidencia de Fujimori.

La acción más importante que realizaron fue el secuestro de 71 trabajadores de la empresa argentina Techint, situada en los Andes. Aunque en principio las autoridades pensaban que la acción no fue llevada a cabo por miembros de esta organización porque no seguía los métodos utilizados por Sendero Luminoso, investigaciones policiales revelaron que el grupo estaba detrás del secuestro. El incidente, que en primer momento se vio como un nuevo golpe para el Gobierno de Toledo, se convirtió en la constatación de que Sendero Luminoso aún está activo aunque muy debilitado después de la dura política aplicada por Fujimori. Además de este secuestro, una columna de la organización mató a cinco militares y a dos civiles en un enfrentamiento en la zona de Ayacucho, al sur de Lima, a mediados de agosto.

De hecho, los organismos de espionaje peruanos afirman que el comandante jefe de la organización, Abimael Guzmán, detenido en el 1992, está reorganizando el grupo desde la prisión militar de Callao, donde se encuentra recluido. Guzmán ha negado cualquier relación con los miembros activos del grupo.

Por otra parte, hay investigaciones periodísticas que relacionan a estas columnas de Sendero Luminoso con los traficantes cocaleros de los valles de Ene y Apurímac, zonas donde empezó a actuar Sendero. Estas columnas estarían dirigidas por Víctor Quispe Palomino y Leonardo Huamán Zúñiga, conocidos como “José” y “Alipio”, respectivamente. Las columnas de “José” y “Alipio” serían la que habría realizado el secuestro de los 71 trabajadores de Techint. Según la Dirección de Operaciones Antidrogas de la Policía Antinarcóticos (Diropandro), la seguridad que brindran estas columnas a los cultivadores y traficantes ha hecho aumentar los cultivos y ha provocado que los campesinos instalen laboratorios de procesamiento de pasta básica y lavado de cocaína, para aumentar así sus ganancias.

La reacción del Gobierno ante la reactivación de SL no se ha hecho esperar. De momento, se ha detenido a uno de los cabecillas del grupo, Florentino Cerón Cardozo, hecho que la Dirección contra el Terrorismo (Dircote) calificó en su momento de “severo golpe” contra el movimiento armado. Aun así, también admitieron que la manera más eficaz para acabar con la reaparición de Sendero Luminoso es la eliminación de los privilegios de los que dispone Abimael Guzmán en la prisión, que le permiten estar en contacto con otros presos.

Además, el Ministerio de Defensa decidió otorgar 170.000 dólares a quien proporcionara información para detener a doce mandos de la organización, que sigue teniendo su centro de operaciones en los valles cocaleros de Ene y Apurímac.


 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies