Anuario 2004

Afganistán
Albania
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia-Herzegovina
Brasil
Camboya
Canadá
China
Colombia
Corea del Sur
Croacia
Eslovenia
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kazajstán
Kosovo
Líbano
Libia
Macedonia
Malasia
Marruecos
México
Nepal
Pakistán
Palestina
Polonia
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Ucrania
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Bosnia-Herzegovina
Las autoridades internacionales incrementan su presión sobre los serbobosnios en busca de la consolidación de un verdadero Estado
Un año de mucho trabajo para el Tribunal Penal Internacional

El Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia de La Haya ha llevado a cabo este año una ardua tarea. El tribunal, encabezado por la fiscal Carla del Ponte, persigue a los acusados por los crímenes de guerra cometidos durante el conflicto de los Balcanes, pero halla en muchos casos poca cooperación de los gobiernos y se encuentra con la ayuda de la población a los criminales para que sigan en fuga.

El TPIY cree que, gracias a la colaboración de la población serbiobosnia, Radovan Karadzic, ex presidente de la República serbiobosnia, sigue escondido en algún lugar de la geografía bosnia próximo a la frontera con Montenegro, y el general Ratko Mladic se oculta en la frontera entre Bosnia y Serbia.

La fiscal Carla del Ponte se ha reunido en 2004 con los presidentes de Serbia, de la república de Srpska, y de la Federación de Bosnia-Herzegovina para encontrar una solución, y para intentar que la cooperación entre los distintos entes sea mucho más fluida y productiva. El punto álgido de esta situación se produjo en julio, momento en que Paddy Ashdown, administrador internacional de Bosnia, despidió a 60 oficiales serbios, incluido Dragan Kalinic, presidente del Parlamento bosnio, y líder del Partido Democrático Serbio, por falta de cooperación con la fiscalía o por supuestas ayudas a los prófugos.

Las autoridades gubernamentales y policiales de la República de Srpska son las únicas que no han arrestado a ningún acusado de crímenes de guerra, nueve años después del fin de la contienda. Según diplomáticos europeos, los distintos intentos de capturar, sin éxito, a Karadzic son acciones de cara a la galería, para intentar lavar su imagen.

En paralelo, el Tribunal de La Haya ha empezado a juzgar a Naser Oric, comandante de las tropas serbiobosnias, acusado del genocidio de Srebrenica, y ha detenido a Ljubisa Beara, coronel en jefe de las mismas tropas en dicha región.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies