Anuario 2004

Afganistán
Albania
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia-Herzegovina
Brasil
Camboya
Canadá
China
Colombia
Corea del Sur
Croacia
Eslovenia
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kazajstán
Kosovo
Líbano
Libia
Macedonia
Malasia
Marruecos
México
Nepal
Pakistán
Palestina
Polonia
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Ucrania
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
China
Transformaciones legales y más apertura económica
Pasos hacia un tipo de cambio flexible

Durante 2004, el Gobierno de EE.UU. presionó al Gobierno chino para que establezca un tipo de cambio flexible. La moneda china (el yuan) mantiene un tipo de cambio fijo que, actualmente, se valora en un índice fijo de 8,2770 por dólar. El bajo valor del yuan hace que los productos chinos sean muy baratos en el mercado internacional, de forma que para el resto de los países le es muy difícil competir. Por este motivo, Washington está presionando al país asiático para que lleve a cabo una apreciación de la moneda y establezca un cambio variable, es decir, que el yuan fluctúe libremente en los mercados de cambio. A esta petición de EE.UU. se unieron el resto de los miembros del G7 (Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón). El 1 de octubre, representantes del Gobierno chino se reunieron con el secretario de Tesoro de EE.UU., John Snow, y el jefe de la Reserva Federal, Alan Greenspan, en la capital norteamericana. El Gobierno chino mostró su compromiso de avanzar gradualmente hacia una tipo de cambio flexible frente al dólar, pero no dio una fecha concreta.
 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies