Anuario 2004

Afganistán
Albania
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia-Herzegovina
Brasil
Camboya
Canadá
China
Colombia
Corea del Sur
Croacia
Eslovenia
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kazajstán
Kosovo
Líbano
Libia
Macedonia
Malasia
Marruecos
México
Nepal
Pakistán
Palestina
Polonia
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Ucrania
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Malasia
Las elecciones legitiman a Badawi y el continuismo de Mahathir
El caso Anwar Ibrahim

Aunque la gran polémica política de este año ha tenido nombre propio: Anwar Ibrahim. Ibrahim fue el número dos de Mahathir y el candidato a su sucesión hasta que en el año 1998 fue destituido y represaliado por haber desafiado la política del primer ministro, sobre todo en el terreno económico, ya que Ibrahim defendía una línea política más liberal. Mahathir ordenó detenerlo y en 1999 fue condenado a seis años de prisión por corrupción y en el 2000, a ocho años por sodomía. Tras su detención se produjeron manifestaciones populares en protesta a la decisión judicial.

El ex número dos de Mahathir ganó la apelación contra su condena de sodomía y pretendía dedicarse de nuevo a la política. Para poder hacerlo, los tribunales debían retirar su condena por corrupción, ya que, según la legislación malaya, cuando un alto cargo ha cometido un delito de corrupción queda inhabilitado para ejercer la política durante un periodo de tiempo determinado. En el caso de Ibrahim este periodo finalizaría en 2008.

El Tribunal Federal, máxima autoridad judicial del país, no le retiró los cargos, lo que suponía que Ibrahim seguía en libertad pero no podrá dedicarse a la política hasta dentro de cuatro años. De todas formas, en las elecciones, su partido, el Partido de la Justicia Nacional, dirigido por su mujer, Wan Azizah, obtuvo muy malos resultados.

Esta decisión del Tribunal hizo que el pueblo saliese a las calles y el primer ministro ya advirtió que no iba a consentir que le hiciesen oposición en la calle.


 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull