Anuario 2004

Afganistán
Albania
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia-Herzegovina
Brasil
Camboya
Canadá
China
Colombia
Corea del Sur
Croacia
Eslovenia
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kazajstán
Kosovo
Líbano
Libia
Macedonia
Malasia
Marruecos
México
Nepal
Pakistán
Palestina
Polonia
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Ucrania
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Eslovenia
Una coalición de centroderecha se hace con el poder tras el ingreso en la UE y la OTAN
De la independencia a la integración europea

Eslovenia se independizó en junio de 1991 tras una breve guerra de diez días contra los serbios de Milosevic, en un ejemplo de civismo y moderación (“borrados” aparte). Eslovenija, nombre de la República en la lengua eslovena, junto a Croacia eran las repúblicas más ricas de la antigua Yugoslavia, y gracias a un sentimiento nacionalista muy homogéneo pudieron presionar para su conseguir su independencia respecto a la antigua Yugoslavia comandada por los serbios de Milosevic. El otro motivo por el que Eslovenia pedía la independencia era que estaba hastiada de subvencionar y mantener a sus repúblicas vecinas, sobre todo a las pobrísimas Serbia y Macedonia. Con tan sólo el 8 por ciento de la población de Yugoslavia, Eslovenia representaba el 25 por ciento de la producción total y suponía un tercio de las exportaciones yugoslavas.

La homogeneidad eslovena hizo que Alemania, que estrenaba su nuevo peso internacional después de la caída del muro de Berlín, anunciara su voluntad de reconocer en solitario su independencia, influida también por vínculos históricos entre germanos y eslovenos. Después fueron el resto de los socios de la Unión quienes reconocieron la soberanía eslovena. Ante tal panorama, la Serbia de Milosevic se vio obligada a aceptarla. No fue así en el caso de sus vecinas Bosnia y Croacia, cuyas separaciones fueron mucho más sangrientas y violentas.

En la actualidad, en Eslovenia conviven dos millones de personas. De ellas, un 92 % son eslovenos, y el 8% restante de población son croatas, serbios, macedonios, bosnios y húngaros. La religión predominante es la católica, que cohabita con protestantes y musulmanes. El esloveno es la lengua más extendida a lo largo del territorio aunque un 6,2 % de la población habla serbo-croata.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies