Anuario 2001

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Australia
Austria
Bielorrusia
Brasil
Bulgaria
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Egipto
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Holanda
India
Indonesia
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Líbano
Macedonia
Malasia
Mozambique
Nepal
Nigeria
Pakistán
Perú
Portugal
Rusia
Serbia
Singapur
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Timor Oriental
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Serbia
La entrega de Milosevic a La Haya incrementa la tensión entre los gobiernos yugoslavo y serbio
El nacionalismo moderado de Kostunica

Vojislav Kostunica fue el claro ganador de las elecciones legislativas yugoslavas de 2000 ante el hasta ese momento presidente, Slobodan Milosevic. Kostunica era entonces el líder indiscutible de la Oposición Democrática Serbia (DOS), un partido formado por infinidad de tendencias unidas sólo por su oposición al régimen de Milosevic. La DOS ganó también, el mismo año, las elecciones al Gobierno legislativo de Serbia (la denominada Dieta Serbia), gobernada desde entonces por Zoran Djindjic, antiguo aliado del presidente yugoslavo. Una de las promesas de Kostunica durante la campaña electoral era colaborar con el TPI, aun cuando se mostró reticente a la extradición de Milosevic hasta el último momento, y a la reanudación de las relaciones diplomáticas con países como Francia, Gran Bretaña, Alemania o EE.UU., que habían atacado Yugoslavia durante la guerra de Kosovo. Pero el discurso de Kostunica respecto a este conflicto militar siempre fue ambiguo porque sus mítines ante la población serbia eran claramente nacionalistas, pero en sus conversaciones con políticos extranjeros enfatizaba la necesidad de superar el conflicto de Kosovo y conseguir la democracia y la convivencia entre las diferentes poblaciones. La cuestión es que el Gobierno federal todavía no ha establecido una política clara respecto la población albanesa de Kosovo, que sigue reclamando la independencia.
 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull