Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
Sudán
La paz comienza a cimentarse tras la firma del armisticio entre el Gobierno y los rebeldes del sur
Jartum vuelve a rechazar el envío de “cascos azules” a Darfur

El Gobierno de Sudán rechazó por segunda vez el despliegue de fuerzas de paz de la ONU a Darfur, una propuesta presentada por el secretario general de la ONU, Kofi Annan, en 2005. El canciller sudanés, Lam Akol, dijo que los 7.000 soldados de la Unión Africana que se encuentran allí son competentes. Los planes presentados por Annan contemplan el envío de una fuerza de reacción rápida con apoyo aéreo y equipos sofisticados para reemplazar a los soldados de la UA, que llevan tres años intentando solucionar el conflicto. Por el contrario, los grupos que combaten contra el gobierno en Darfur aplaudieron la propuesta de la ONU y pidieron una fuerza internacional para proteger a la población de los ataques de las milicias Janjaweed.

Tras la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno de Jartum y los separatistas del sur de Sudán, no hay sin embargo planes de arreglo a la vista para el conflicto en Darfur. Las atrocidades continúan en la región occidental de Darfur.

Darfur, la tierra de los fur, es también el hogar de unas treinta tribus y de grupos de agricultores, ganaderos y nómadas. Años atrás, era una región prácticamente desconocida, pero en 2003 pasó a ocupar los titulares de los medios internacionales. El conflicto de Darfur estalló cuando el Movimiento de Liberación de Sudán (MLS) y el Movimiento de la Justicia e Igualdad (MJI) se alzaron en armas contra el gobierno central en protesta por la pobreza y la marginación de las comunidades negras de la región. Estos grupos acusan a las autoridades de Jartum de favorecer económicamente a las comunidades árabes del norte (islamistas), en detrimento de esta desértica región habitada por numerosas comunidades negras (animistas o cristianas).

Para responder a estos ataques, el Gobierno decidió armar a los Janjawid (hombres a caballo) y les dio libertad absoluta para actuar contra los civiles “rebeldes”. En los últimos meses, las milicias árabes Janjawid, han asesinado, según cálculos recientes, a unas 70.000 personas y han obligado a 1,2 millones de sudaneses a desplazarse, 200.000 de los cuales se han alojado en campos de refugiados en Chad. Según Cruz Roja, sólo la mitad se han refugiado en los campamentos de ACNUR. El resto están diseminados a lo largo de los 600 kilómetros de frontera, en condiciones extremas. Las ONG, que llevan meses pidiendo ayuda para los civiles, acusan a estas milicias Janjaweed de quemar aldeas, de cometer violaciones en masa, asesinatos indiscriminados y otros atentados contra los derechos humanos. El coordinador de Asuntos humanitarios de la ONU en Sudán, Mukes Kapila, no ha dudado en comparar la limpieza étnica que sufre esta región africana, con el genocidio ocurrido hace diez años en Ruanda. El MLS y MJI reclaman para Darfur una parte proporcional de la tarta de beneficios de un país en el que los ingresos del petróleo suponen el 75% de las exportaciones. También quieren una reforma política que otorgue mayor protagonismo y autonomía a la región y participar en el proceso de paz del que han quedado totalmente aislados. El secretario general de la ONU, Kofi Annan, y el secretario general de EEUU, Colin Powell, han anunciado que el Consejo de Seguridad adoptará medidas sancionadoras contra Sudán si no acaba con esta situación.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies