Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
Taiwán
El gobernante PDP recibe un duro castigo en las elecciones locales
El lento despertar de una nueva identidad china

Taiwán recibió los primeros colonos, de origen chino, en el año 603 d.C. Desde entonces, el territorio estuvo ocupado, únicamente, por población china y nativa de la isla Sin embargo, en 1985, Taiwán fue colonizada por Japón durante 50 años, después de que el imperio nipón ganara la guerra chino-japonesa, en la que los dos países se disputaban Corea y varias islas del Pacífico.

Después de la segunda guerra mundial, la isla de Taiwán fue devuelta a China tras la derrota japonesa en manos de los Estados Unidos. Taipei aceptó la rendición de Japón en 1945 y la isla volvió a pertenecer íntegramente a la China continental.

Dos años más tarde de la rendición de los nipones, en 1949, el partido comunista liderado por Mao Zedong, inició una revolución para derrocar la República de China, gobernada por el partido nacionalista Kuomintang, bajo el mando del líder Chian Kai-Shek. Ante la expansión de la Revolución de Mao, el gobierno nacionalista y cerca de dos millones de personas afiliadas al régimen, se exiliaron en Taiwán con la intención de recuperar de nuevo el poder en la China continental. Mientras el antiguo régimen planeaba la reconquista, el poder militar de Mao, representado por el Ejército Popular de Liberación, unificó en un año el territorio continental, y por aquel entonces, la conquista de la isla era inminente. Sin embargo, el estallido de la Guerra de Corea, iniciada por la entrada de las tropas del régimen comunista de Corea del Norte en Corea del Sur, hizo reaccionar rápidamente al gobierno de Estados Unidos, que temía un expansionismo del comunismo en toda Asia.

El Gobierno de Estados Unidos decidió proteger Taiwán de un posible ataque comunista chino y apoyó la República de Chian Kai-Shek. Sólo con este apoyo, el líder nacionalista pudo mantener el control sobre la isla y desarrollar allí su gobierno. Desde entonces, la política de Taiwán y la de la República Popular China evolucionaron por vías distintas. Las nuevas generaciones taiwanesas, que tienen sus orígenes en la población china que se refugió del régimen de Mao, crearon junto con el Gobierno, una nueva identidad nacional distinta al resto de China. Entre algunos sectores de la población, la voluntad de independizarse de la parte continental ha ido creciendo a medida que Taiwán ha asimilado valores democráticos (después de la muerte de Chian Kai-Shek y su hijo, que también dirigió el Gobierno de la isla). Por su parte, el régimen comunista sigue exigiendo la recuperación de Taiwán y su posterior anexión.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies