Anuario 2006

Argentina
Armenia
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Cuba
Estados Unidos
Georgia
Guatemala
Japón
Kenia
México
Mozambique
Nicaragua
Nigeria
Perú
Ruanda
Rusia
Somalia
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Somalia
La derrota de los islamistas devuelve la esperanza de la reconstrucción del Estado
El rompecabezas somalí

Al principio del siglo XX, el país se encontraba dividido en cinco somalíes diferentes controladas por Francia, Italia, Etiopía y dos por el Reino Unido. El año 1960 los territorios se unificaron y formaron la República de Somalia; claro está, sin embargo, que estos territorios nunca habían ido de la mano y que la creación del Estado fue mucho más ficticia que real.

A causa de eso, el año 1969 la situación era muy frágil y el militar Siad Barre pudo llevar a cabo un golpe de estado con la ayuda de la alianza MOD (un grupo formado por los tres subclanes de los grupo de clanes Darod: Marerhan, Ogadeni y Dhulbahante). De esta manera, se proclamó un nuevo Gobierno socialista que, más tarde, derivó en un régimen dictatorial. En la primera etapa de este régimen, hasta el año 1977, Somalia mantuvo una estrecha relación con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) por motivos ideológicos. Durante estos años, el país obtuvo grandes éxitos, sobre todo en sanidad y en educación. A pesar de todo, cuando la URSS apoyó a Etiopía en la guerra fronteriza que los dos países protagonizaron entre los años 1964 y 1987, Barre llevó a cabo un giro hacia Occidente y se alió con los Estados Unidos.

El año 1988, el país vivía una situación económica muy delicada y apareció una coalición de movimientos militares al norte de Somalia. A causa del fin de la Guerra Fría, Barre dejó de recibir ayudas internacionales y la coalición militar pudo adquirir el control de la mayor parte del territorio y derrocar el régimen. De todas maneras, a causa de las enemistades y las desavenencias entre los diferentes clanes y etnias de la coalición, el grupo se disolvió y estalló una guerra civil. Somalia se convirtió en un país sin Estado y las cabezas|jefes de los clanes de cada región, "los señores de la guerra", desarrollaron sus actividades políticas y económicas por|para su propia cuenta.

El año 1992, los Estados Unidos enviaron tropas con el fin de socorrer una población que vivía en la miseria. Pero el clan que controlaba la capital, el Congreso Unido Somalí (COSE), se opuso a esta intervención y provocó la salida extranjera. La ONU también actuó para ayudar a la formación de un Gobierno pero no lo consiguió.

A pesar de todo, un acuerdo que obligaba a crear un gobierno de unión nacional se firmó el año 1997. El "señor de la guerra" del autoproclamado estado de Somaliland, que lucha para conseguir las regiones de Sanaag y Sool y así unificar todos los estados que formaban el antiguo protectorado británico, fue lo único que no firmó el acuerdo. De todas maneras, tres años más tarde se celebró una conferencia de paz en Yibuti y se eligió Abdiqasim Salad Hassan como presidente de un gobierno de transición que se instaló en la capital pero que -a pesar de contar con el apoyo de las Naciones Unidas, la Unión Europea y la Liga Árabe siempre fue rechazado por algunos "señores de la guerra".

El año 2004 el gobierno de transición firmó un acuerdo con las diferentes facciones de Somalia con el fin de escoger los parlamentarios y al presidente del país. Se decidieron por Yusuf Ahmed, un ex "señor de la guerra" del norte de Somalia, y se propusieron unas elecciones democráticas y la redacción de una nueva constitución al cabo de cinco años.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies