Anuario 2006

Argentina
Armenia
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Cuba
Estados Unidos
Georgia
Guatemala
Japón
Kenia
México
Mozambique
Nicaragua
Nigeria
Perú
Ruanda
Rusia
Somalia
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Sudáfrica
Reafirmación de la democracia, inserción en los mercados internacionales
Una larga lucha por la igualdad

El país consiguió su independencia de la Gran Bretaña el año 1910. Su porcentaje de negros de origen africano de Sudáfrica es de un 75%, el más bajo de todo el continente y eso siempre ha generado muchos problemas raciales.

El año 1922, por ejemplo, algunos propietarios de minas intentaron acabar con las diferencia de condiciones laborales que había entre los trabajadores blancos y los trabajadores negros. Todo acabó, sin embargo, con una serie de manifestaciones de los trabajadores blancos bajo el lema de "Sudáfrica blanca" que tuvieron que ser reprimidas por el Ejército y dejaron el número de 76 trabajadores muertos y más de 5.000 detenidos.

Dos años más tarde, este hecho y todas las políticas igualitarias pasaron factura al primer ministro, Jan Smuts, y supusieron su derrota electoral. El nuevo primer ministro, J.B.M Hertzog, tomó rápidamente medidas para proteger la privilegiada posición de trabajo de los blancos.

Cuando más se acentuó la privilegiada posición de la minoría blanca fue en el año 1948. El Partido Nacional ganó las elecciones e impuso una serie de duras leyes racistas que segregaron de forma racial el país y que fueron conocidas con el nombre de apartheid. La resistencia negra, formada por el Congreso Nacional Africano (CNA) y el Congreso Pan Africanista (CPA), estuvieron prohibidos y tuvieron que actuar en la clandestinidad.

El año 1960, el pueblo sudafricano desfavorecido empezaba a estar cansado de la fuerte represión y un conjunto de movimientos anti-apartheid iniciaron campañas de resistencia, huelgas y todo tipo de protestas con el fin de hacer frente a las políticas de segregación racial. A pesar de todo, la respuesta policial fue muy dura, y detuvieron y sentenciaron a los principales líderes, como por ejemplo Nelson Mandela i John Harris.

Más tarde, muchos grupos de estudiantes se añadieron a las revueltas y se manifestaron. La violencia policial, sin embargo, acabó con la vida de algunos jóvenes. Este hecho enfureció a la opinión pública internacional, que cada vez condenaba con más fuerza el régimen del apartheid. La economía del país sufrió las consecuencias y, el año 1979, el Gobierno decidió llevar a cabo una serie de ligeras reformas con el fin de suavizar el régimen de caras en el exterior.

Pero la violencia contra los lugares estratégicos y los edificios del Estado no paraba de aumentar y la represión policial cada día causaba más víctimas. Todo, una situación insostenible que acabaría poniendo punto y final al apartheid.

El año 1989, con la llegada de Frederik de Klerk al poder, se empezó a realizar el cambio político. El nuevo presidente enseguida mantuvo conversaciones secretas con el encarcelado Nelson Mandela y en febrero de 1990 anunció su liberación, legalizó el CNA y el CPA, e invitó a sus líderes a negociar con el fin de redactar una nueva Constitución. Así pues, la legislación del apartheid fue retirada gradualmente y el año 1994 se celebraron las primeras elecciones multirraciales. El CNA ganó por mayoría absoluta y Mandela se convirtió en el primer presidente negro del país.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies