Anuario 2006

Argentina
Armenia
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Cuba
Estados Unidos
Georgia
Guatemala
Japón
Kenia
México
Mozambique
Nicaragua
Nigeria
Perú
Ruanda
Rusia
Somalia
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
México
Calderón sustituye a Fox al frente de un México en crisis política y social 
El PRI, en caída libre


De nuevo en 2006, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) partido que dirigió la política de este país durante siete décadas, fue derrotado por segunda vez consecutiva en unos comicios que suponían la confirmación del, cada vez, menor peso político del partido. Los 12,5 millones de votos de 2000 se convirtieron en 8,3 millones en 2006 en lo que fue un auténtico salto de caída libre. Su candidato, Roberto Madrazo, perdió en los 32 estados. Perdió en su estado natal, Tabasco, y perdió en los tradicionales bastiones del PRI: México, Veracruz y Oaxaca. Además, llegaba el segundo presidente conservador del PAN en México. Precisamente, fue Vicente Fox el que arrebató legítimamente en las urnas el poder presidencial en el año 2000 al candidato del PRI después de no conseguirlo ningún otro líder de la oposición desde 1929. El candidato, que promocionó su imagen con botas y sombrero de cowboy, obtuvo una amplia ventaja respecto al PRI: cerca de dos millones y medio de votos más que Francisco Labastida Ochoa, y consiguió instalarse en la residencia oficial de Los Pinos. Así, el PRI cosechó en 2006 la segunda derrota electoral consecutiva y los resultados más bajos en las presidenciales mexicanas de los últimos tres cuartos de siglo.
El PRI pasó de tener 238 diputados en el Congreso en 2003 (el Congreso se renueva cada tres años) a tener 113 en la actual composición de la Cámara, una pérdida de 125 escaños. Esto suponía haber perdido la mitad de la representación que tuvo tanto en el Congreso como casi en el Senado, donde pasó de obtener 60 senadores en 2003 a 39 este año. El tercer candidato en votos de las elecciones mexicanas de 2006 fue, de hecho, el del PRI, Roberto Madrazo, a una distancia de más de cinco millones de votos de los dos principales candidatos que pugnaban por la presidencia, uno de ellos ex miembro del PRI.
Manuel López Obrador dejó el partido mexicano más importante del siglo XX después de los escándalos de corrupción detectados en sus dirigentes. La fundación del PRD, en 1989, pretendía ser la purificación del PRI. La última esperanza del PRI fue, precisamente, aprovechar la estrecha victoria de Calderón para pactar con él un apoyo que le permitiría conservar algunas cuotas de poder.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies