Anuario 2006

Argentina
Armenia
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Cuba
Estados Unidos
Georgia
Guatemala
Japón
Kenia
México
Mozambique
Nicaragua
Nigeria
Perú
Ruanda
Rusia
Somalia
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Cuba
Fidel Castro delega el mando a su hermano Raúl
El “enemigo público” Posada Carriles


El proceso contra el terrorista Posada Carriles en EE.UU. continuó en 2006. Precisamente, protagonizó las protestas de la marcha multitudinaria celebrada ante la Oficina de Intereses de EE.UU. en enero, en lo que se rechazó su posible puesta en libertad. Este cubano, de 78 años, es un ex colaborador de la CIA. Formó parte de varios grupos contrarrevolucionarios que querían acabar con Fidel Castro. Por ejemplo, trabajó con la CIA para preparar la invasión de Bahía de Cochinos. Más tarde, estuvo a punto de asesinar al jefe de Estado cubano en una visita de éste a Chile en 1971.
En 1976, atentó en diversas ocasiones en América Latina contra objetivos cubanos. Pero el acto terrorista más grave sucedió el 6 de octubre del mismo año. Posada Carriles fue identificado como el autor intelectual del atentado en el que estalló un avión de la aerolínea Cubana de Aviación frente a las costas de Barbados. En la explosión del aparato murieron 73 personas.
Años después, fue detenido en Caracas y sometido a un proceso judicial junto a los demás organizadores del atentado, pero logró escapar en 1985 durante un cambio de guardia y se trasladó a Costa Rica, primero, y, más tarde, a El Salvador. Para estos viajes, Posada Carriles recibió ayuda financiera de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), organización opositora contrarrevolucionaria. Sus problemas con la justicia no acabaron ahí.
En 2001 volvió a ser detenido en Panamá, en la X Cumbre Iberoamericana, junto a otros tres cubanos, por posesión de explosivos, documentación falsa e intento de asesinato contra Fidel Castro. Fue condenado por estos cargos a ocho años de prisión. Pero, en 2004, los indultó la presidenta Mireya Moscoso en sus últimos días como jefa de Estado. Esto fue motivo para que Venezuela y Cuba rompiesen relaciones diplomáticas con Panamá. Moscoso dijo que se trataba de una medida para generar paz, mientras que desde Cuba se dijo que la presidenta panameña había sido comprada por la disidencia de Miami.
 El 17 de mayo de 2005 fue, de nuevo, detenido en Miami, Florida, por haber entrado ilegalmente a EE.UU. Carriles ingresó en un centro de detención de inmigrantes de Texas. Desde entonces, Cuba y Venezuela llevaron a cabo una campaña para pedir la extradición del terrorista. Pero en marzo de 2006, EE.UU. informó de que se estaba buscando un tercer país para deportar a Posada Carriles ya que existía el riesgo de que sufriera torturas tras ser entregado a Cuba o a Venezuela. Tras medio año, y después de que siete países rechazasen su extradición, el juez federal estadounidense Norbert Garney recomendaba al también juez federal que juzga Posada, Philip Martínez, la liberación del detenido. Finalmente, Martínez decidió no hacerlo.
De todos modos, Posada Carriles solamente está acusado en EE.UU. de un delito migratorio. Esto indigna a los Gobiernos cubano y venezolano, para los que él es un terrorista. Por último, Cuba también acusó a Posada de organizar los atentados con bomba ocurridos en hoteles de La Habana en 1997, en los que murió un turista italiano.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies