Anuario 2006

Argentina
Armenia
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Cuba
Estados Unidos
Georgia
Guatemala
Japón
Kenia
México
Mozambique
Nicaragua
Nigeria
Perú
Ruanda
Rusia
Somalia
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Guatemala
La justicia agita los fantasmas del pasado
Seis años de persecución judicial contra Ríos Montt


El viaje a Guatemala, el 28 de junio de 2006, del juez de la Audiencia Nacional española Santiago Pedraz era el resultado de un proceso penal que empezó en 1999 con la demanda presentada por la Premio Nobel de la Paz guatemalteca Rigoberta Menchu contra José Efraín Ríos Montt por delitos de genocidio, torturas y terrorismo de Estado. Como Guatemala era firmante de los pactos internacionales de protección de derechos individuales y colectivos, no pudo evitar que el procedimiento internacional contra Ríos Montt siguiera su curso. Tras muchos debates, el 26 de septiembre de 2005, el Tribunal Constitucional autorizó las acciones contra el ex general. Se le atribuye el asesinato de 20.000 personas, la mayoría indígenas campesinos mayas, durante su presidencia entre 1982 y 1983, nada menos que un diez por ciento del total de víctimas de los 36 años que duró la guerra civil, entre 1960 y 1996. Las matanzas fueron cometidas por militares y por Milicias de Autodefensa Civil (PAC). Los ex dirigentes Óscar Humberto Mejía Victores, jefe de Estado de Guatemala entre 1983 y 1986, y Donaldo Álvarez Ruiz, ministro de Gobernación (del Interior) entre 1978 y 1982, también estaban imputados e iban a ser interrogados. Pero Montt, además, fue demandado desde el interior del país.
    Fue en marzo de 2004, cuando el juez guatemalteco Víctor Herrera ordenó el arresto domiciliario de Montt por los disturbios provocados por sus seguidores, en julio de 2003, en los que murió el periodista de televisión Héctor Ramírez. El conflicto ocurrió tras el rechazo de la Corte Constitucional de permitir la candidatura presidencial de Ríos Montt a las elecciones de noviembre de 2003, ya que ésta entraba en conflicto con la Constitución por el pasado golpista del candidato del Frente Republicano Guatemalteco (FRG). En ese momento, Ríos Montt era el presidente del Parlamento. Tras la presión de sus partidarios, la justicia accedió a permitir la candidatura del ex general. El FRG, con su candidato Ríos Montt, no superó ni siquiera la primera vuelta. Herrera fue el primer juez que falló en su contra, anticipándose dos años a la orden internacional de extradición del juez Pedraz. De Guatemala también proceden las demandas de genocidio contra Ríos Montt presentadas por la asociación Justicia y Reconciliación del Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos (CALDH), que agrupa las acusaciones de 22 comunidades que sufrieron las matanzas dictadas por el ex general.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies