Anuario 2008

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argentina
Bolivia
Bulgaria
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Ecuador
Egipto
Estados Unidos
Francia
Gran Bretaña
India
Irak
Irán
Israel
Japón
Kuwait
Letonia
Líbano
Nepal
Nigeria
Pakistán
Paraguay
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Siria
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Venezuela
Zimbabue
Estados Unidos
Obama llega al rescate de un país en crisis y desencantado
El Congreso se tiñe de azul demócrata



En las elecciones del 4 de noviembre no solo se escogía presidente de Estados Unidos. Estaba en juego la renovación de los 435 escaños de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado, once gobernadores de Estados y más de un centenar de proposiciones estatales.
Los demócratas ampliaron la mayoría en ambas cámaras, lo que les permitirá mayor margen de maniobra para gobernar. El Congreso en conjunto tendrá que responder con celeridad a asuntos de gran trascendencia como son las medidas económicas, entre ellas la puesta en marcha de la segunda parte del plan de rescate aprobado en octubre por un monto de 700.000 millones de euros para ayudar a la economía financiera o el plan de infraestructuras que anunció Obama para crear 2,5 millones de puestos de trabajo.
En la agenda del Congreso también tendrán prioridad el calendario para la retirada de tropas de Irak, la ampliación de las rebajas de impuestos a la clase media (se calcula que puede afectar al 95% de la población), así como aumentar la cobertura médica (hasta ahora destinada a los pensionistas y a los más pobres de forma gratuita).
En el Senado no se alcanzó la mayoría absoluta de 60 senadores que evitaría la llamada “táctica dilatoria de los oponentes”, es decir, el bloqueo de las leyes por parte de los republicanos. Por lo tanto, los demócratas no tendrán total libertad para aprobar las reformas y leyes que deseen, sino que deberán buscar acuerdos puntuales con senadores del Partido Republicano para que las propuestas salgan adelante.
Los demócratas aumentaron su presencia en la Cámara Alta en seis escaños, por lo que consiguieron 55 asientos frente a los 40 del republicano.
Hasta las elecciones, ambos partidos contaban con 49 senadores, pero el impulso de Barack Obama fue determinante para arrebatar seis. Destaca especialmente Carolina del Norte, donde la veterana senadora Elisabeth Dole perdió su escaño a favor de Kay Hagan. También sorprendió el cambio de color político en New Hampshire: allí Jeanne Shaheen le ganó la partida al republicano John Sununu. En Nuevo México, Virginia, Colorado, Connecticut y Oregon también se dio la vuelta al resultado a favor del Partido Demócrata.
En la Cámara de Representantes, los republicanos sufrieron la segunda derrota en dos años. El partido azul consiguió ampliar la mayoría obtenida en 2006, cuando se habían hecho con el control de la Cámara. Los demócratas pasaron de 235 escaños a 261, lo que se tradujo en una pérdida de asientos para los republicanos, que de controlar 199 pasaron a 174.
Además de presidente, los electores de once Estados debían elegir gobernador. Los republicanos se mantuvieron en el poder en Indiana, Vermont, Dakota del Norte y Utah, mientras que Missouri cayó del lado azul. En este Estado, el demócrata Jay Nixon, el fiscal general más veterano de todo el país, se impuso en la lucha por el puesto al republicano y seis veces congresista Kenny Hulshof, que esperaba relevar a su compañero de partido Matt Blunt, que no se presentaba a la reelección.
No hubo más sorpresas y los demócratas también se aseguraron la victoria en los Estados de Washington, Carolina del Norte, Montana, Virginia Occidental, Delaware y New Hampshire, donde gobernaban. La elección de Berverly Perdue en Carolina del Norte supuso la llegada de la primera mujer gobernadora a este Estado.
Pero no acabó aquí la lista de papeletas que los ciudadanos tuvieron que rellenar el 4 de noviembre. En muchos Estados estaban en juego importantes leyes relacionadas con los derechos sociales, las más controvertidas: el aborto y los matrimonios homosexuales.
En California prosperó la Propuesta 8, por la cual el concepto de matrimonio se restringió a la unión entre un hombre y una mujer, dejando las bodas homosexuales fuera de la ley. El 52% del electorado se mostró a favor de derogar la decisión del Tribunal Superior de Justicia, que las había aprobado en mayo. Desde entonces, 18.000 parejas habían contraído matrimonio.
Hasta final de año, los defensores del matrimonio homosexual protagonizaron marchas y reivindicaciones públicas para protestar por lo que consideraban una violación de un derecho constitucional. Al mismo tiempo, emprendieron acciones legales apoyadas por personajes de Hollywood, como Brad Pitt, que donó 100.000 dólares a la causa.
En Florida y Arizona quisieron adelantarse a una situación similar, y votaron a favor de una enmienda conservadora para incorporar a la Constitución del Estado la definición de matrimonio como exclusiva para la unión entre un hombre y una mujer.
En un tono más progresista, en Michigan se aprobó una enmienda a favor de rebajar las regulaciones sobre la investigación con células madre embrionarias. Con ella, se abrió la posibilidad para utilizar embriones de clínicas de reproducción asistida.
Otra legalización subrayable fue la de marihuana para uso terapéutico en Michigan, Dakota del Sur, Colorado y Massachusetts. En este último, además, se rebajó la penalización de la posesión de pequeñas cantidades de esta droga, reduciendo el castigo a una multa de cien dólares.  
Con relación al aborto, hubo dos estados que votaron enmiendas, Dakota del Sur y Colorado. El primero rechazó la restrictiva propuesta de prohibición absoluta del aborto, excepto en los casos de violación, de incesto, o riesgo para la salud de la madre. Mientras que el segundo descartó una enmienda constitucional que fijaría el inicio de la vida humana en el momento de unión de un óvulo con un espermatozoide. Ello implicaría que el aborto fuese ilegal en todo supuesto, y extendería derechos humanos a los fetos.
En Washington el debate se vivió respecto al fin de la vida. Este Estado se convirtió en el segundo de Estados Unidos (tras Oregón) en legalizar la eutanasia para los enfermos terminales.
Por su parte, en la republicana Nebraska, donde el más votado fue John McCain, los ciudadanos aprobaron una enmienda que prohibió la discriminación positiva en programas públicos por motivo de raza, sexo, etnia o nacionalidad, tanto a nivel local como nacional.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies