Anuario 2008

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argentina
Bolivia
Bulgaria
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Ecuador
Egipto
Estados Unidos
Francia
Gran Bretaña
India
Irak
Irán
Israel
Japón
Kuwait
Letonia
Líbano
Nepal
Nigeria
Pakistán
Paraguay
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Siria
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Venezuela
Zimbabue
Canadá
Harper no consigue la mayoría que buscaba con el adelanto electoral
La disputa por el Ártico


El calentamiento global ya es una realidad en el Ártico. El casquete polar se derrite a un ritmo acelerado, y la posibilidad de explotar sus recursos naturales, así como dominar las posibles vías marítimas, puso en pie de guerra a los países próximos.
Canadá, Estados Unidos, Rusia, Noruega y Dinamarca quieren repartirse el pastel. A diferencia de en el Polo Sur, en el Norte no existe ningún tipo de legislación que prohíba las actividades lucrativas ni que vele por su protección. De ahí que los cinco países tuviesen sus propios planes de conquista.
El deshielo supondrá la apertura marítima del Paso del Noroeste (entre el océano Atlántico y el Pacífico) todo el año. Esta ruta recorta en más de 4.000 kilómetros la distancia entre Europa y Asia, que tradicionalmente se hace por el Canal de Panamá. Además de su control, los cinco estados se disputan las reservas intactas de hidrocarburos y minerales que, provisionalmente, los expertos cifran en un cuarto de los recursos del planeta.
Los cinco Estados reconocieron el reglamento de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 (todavía sin ratificar por EE.UU.) como suficiente para administrar esa área, sin necesidad de un nuevo régimen jurídico o un tratado especial. El organismo internacional estipula que los derechos de soberanía de los Estados costeros es de 200 millas sobre su plataforma continental. Sin embargo, todavía quedan 1,2 millones de kilómetros que no están sujetos al dominio de ningún país.
Canadá tiene litigios directos con Dinamarca, que controla Groenlandia, y con Estados Unidos, por el control del Paso del Noroeste. En concreto, Copenhague y Ottawa reclaman como suya la isla de Hans, que garantizaría el dominio sobre el Paso del Noroeste.
La conquista de esa zona ha llevado al Gobierno de Ottawa a poner en marcha investigaciones científicas que demuestren que sus plataformas continentales se extienden hasta allí. En agosto, se dieron a conocer los primeros resultados de la exploración que evidenciaron que la cordillera Lomonosov (del Ártico) está unida a las plataformas de Groenlandia y Norteamérica, en contra de la adjudicación que se había hecho Rusia el año pasado al plantar una bandera a 4.000 metros de profundidad sobre la plataforma. Las cinco potencias tendrán hasta 2013 para recabar todas las pruebas científicas que consideren oportunas para defender sus respectivas soberanías.
Mientras tanto, el deshielo sigue su curso. En 2008 la pérdida de placa de hielo alcanzó el récord de 2007: en un mes se derretía lo mismo que antes en 15 años. La superficie polar de 7,8 millones de kilómetros cuadrados que había en 1980, descendió a unos 4,2 millones aproximadamente.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies