Anuario 2008

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argentina
Bolivia
Bulgaria
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Ecuador
Egipto
Estados Unidos
Francia
Gran Bretaña
India
Irak
Irán
Israel
Japón
Kuwait
Letonia
Líbano
Nepal
Nigeria
Pakistán
Paraguay
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Siria
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Venezuela
Zimbabue
Rusia
Putin garantiza la continuidad de su política tras colocar a Medvedev en la presidencia
Pugna con Turquía en el Cáucaso


El 11 de agosto, el primer ministro turco, Tayyip Erdogan, propuso la creación de un bloque regional que provisionalmente se llamaría Pacto de Cooperación y Estabilidad en el Cáucaso (PCEC), que incluiría a Georgia, Rusia, Armenia, Azerbaiyán, y Turquía. Aunque el objetivo inmediato era una solución del conflicto entre Georgia y Rusia, los turcos también esperaban hacer uso del PCEC para solucionar la cuestión del Alto Karabaj. Un conflicto que se inició en diciembre de 1991, cuando los armenios de la región azerbayana de Alto Karabaj aprobaron, mediante un referendo, la creación de un Estado independiente. Esto provocó el estallido de una guerra entre el gobierno de Azerbaiyán y los independentistas de Alto Karabaj, que contaban con el respaldo de Armenia. Desde el cese al fuego de 1994, la mayor parte de Alto Karabaj así como muchas regiones azerbayanas vecinas (una zona que corresponde al 14% del territorio azerbayano) quedaron bajo el control conjunto de Armenia y de las fuerzas armadas de Alto Karabaj.
A principios de noviembre, el fracaso turco para constituir el PCEC se hizo más que patente cuando, el segundo día del mes, Medvedev acogió en Moscú no sólo a los ministros de Asuntos Exteriores, sino a los  presidentes Serzh Sarkisian, de Armenia, y  Heydar Aliyev, de Azerbaiyán. Tras la reunión hicieron público un comunicado conjunto en el que prometían buscar una solución al problema del Alto Karabaj dentro del marco establecido por el Grupo de Minsk, creado por la Organización para la Seguridad y el Cooperación en Europa (OSCE) en 1992 y coopresidido por Rusia, Francia y Estados Unidos. Rusia desbarataba así la intención de Erdogan de convertir a Turquía en un actor político de mayor peso en el Cáucaso.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies