Anuario 2008

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argentina
Bolivia
Bulgaria
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Ecuador
Egipto
Estados Unidos
Francia
Gran Bretaña
India
Irak
Irán
Israel
Japón
Kuwait
Letonia
Líbano
Nepal
Nigeria
Pakistán
Paraguay
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Siria
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Venezuela
Zimbabue
Congo
El acuerdo con Ruanda acerca la paz al este congolés
El gran negocio del coltán


'El proceso es muy sencillo', según afirma el Comité de Solidaridad con el África Negra de Madrid. El Ejército ruandés traslada en camiones el coltán a Kigali, la capital de Ruanda, donde es tratado en las instalaciones de Somirwa, Sociedad Minera de Ruanda, antes de ser exportado a la compañía Somigl, Sociedad Minera de los Grandes Lagos, que tiene el monopolio en el sector, antes de que llegue a las manos de las grandes empresas occidentales. Somigl es una empresa mixta formada por tres sociedades: Africom (belga), Promeco (ruandesa) y Cogecom (sudafricana). Según la organización solidaria con el África Negra citada anteriormente, 'Somigl entrega 10 dólares por cada kilo de coltán exportado al movimiento rebelde Reagrupación Congoleña para la Democracia (RCD), que cuenta con unos 40.000 soldados, apoyados por Ruanda y financiados a la vez por empresas transnacionales con capacidad tecnológica que convierten el coltán en polvo y lo venden a Nokia, Motorola, Comq, Sony y a otros fabricantes que lo usan en teléfonos celulares'. Según investigadores y diversos periodistas como Johann Harri, del periódico inglés “The Independent”, grandes corporaciones como la Cabot Corporation y la OM Group, de Estados Unidos; la HC Starck de Alemania; y la Nigncxia de China apoyan la guerra ya que tienen beneficios sin precedentes de la minería del Congo. En esta guerra participan también distribuidores de armas como Simax y las compañías que fabrican material de guerra para el Pentágono, como Lockheed Martin, Halliburton, Northrop Grumman, GE, Boeing, Raytheon y Bechtel.

 


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies